Sarmiento

Acamaqui

Texto pag No Cita
82 Como Viracocha hubiese nombrado por sus capitanes Apu Mayta y Vicaquírau y hecho reseña de su gente, mandólos que saliesen a conquistar fuera del sitio del Cuzco. Y así fueron al pueblo de Pacaycacha en el valle del Pisac, tres leguas y media del Cuzco. Y porque luego no le vinieron a obedecer, asoló el pueblo, matando a los moradores y a su sinchi, llamado Acamaqui.

Achachi

Texto pag No Cita
123-124 Y llevó consigo [Tupac Inca Yupanqui] por capitanes a Huaman Achachi, Cunti Yupanqui, Quihual Tupac (estos eran Hanan-cuzcos) y a Yancan Mayta, Quisu Mayta, Cachimapaca Macus Yupanqui, Llimpita Usca Mayta (Hurin-cuscos); y llevó por general de toda la armada a su hermano Tilca Yupanqui y dejó con los que quedaron en tierra Apu Yupanqui.
129 De lo cual se indignó Tupac Inca Yupanqui e hizo un poderoso ejército, el cual dividió en tres partes. La una tomó él y con ella entró en los Andes por Ahuatuna, y la otra dio a un capitán llamado Uturuncu Achachi, el cual entró en los Andes por un pueblo o valle que dicen Amaru y la tercera parte dio al Chalco Yupanqui, otro capitán, que entró por un pueblo llamado Pilcopata. Todas estas entradas eran cerca las unas de las otras, y así empezaron a entrar y se juntaron tres leguas la montaña dentro, en un asiento llamado Opatari, desde donde comenzaban entonces las poblaciones de los Andes. Los habitadores de estas comarcas eran ya Andes llamados Opataries, que fueron los primeros que conquistaron. Llevaba Chalco Yupanqui la imagen del Sol.
129 Entró, pues, Tupac Inca y los capitanes dichos en los Andes, que son más terribles y espantables montañas de muchos ríos, adonde padeció grandísimos trabajos y la gente que llevaban del Perú, con la mudanza del temple de tierra, porque el Perú es tierra fría y seca y las montañas de los Andes son calientes y húmedas. Enfermó la gente de guerra de Tupac Inca y murió mucha. Y el mismo Tupac Inca, con el tercio de la gente que él tomó, para con ella conquistar, anduvieron mucho tiempo perdidos en las montañas, sin acertar a salir a un cabo ni a otro, hasta que Uturuncu Achachi encontró con él y encaminó.
130 Y estando en esta conquista, un indio del Collao, llamado Coaquiri, huyó de su compañía y se vino al Collao y echó nueva que Tupac Inca Yupanqui era muerto y diciendo a todos que se alzasen, que ya no había inca, que el sería su capitán. Y luego se nombró Pachacuti Inca y se alzaron los Collas y lo tomaron por su capitán. Esta nueva fue a Tupac Inca a los Andes, donde andaba conquistando, y determinó salir a allanar los Collas y castigarlos. Y así salió Tupac Inca y quedóse en los Andes Uturuncu Achachi acabando de conquistar los Andes, y déjole mandando que, acabada la conquista, se saliese al Perú, y no entrase triunfando en el Cuzco hasta que él viniese.
131 Tupac Inca Yupanqui, después que salió de los Andes, engrosó su ejército y nombró por capitanes a Larico, hijo de Capac Yupanqui, su primo, y a Achachi, su hermano, y a Cunti Yupanqui y a Quíhual Tupac. Con este ejército marchó Tupac Inca la vuelta del Collao. Y los Collas se habían hecho fuertes con cuatro, conviene saber, en Llallahua, Asillo, Arapa, Pucara. Y prendió a los caudillos de todos que eran Chuca-chucay, Pachacuti, Coaquirí, que es el que dijimos que se había huido de los Andes, los cuales después fueron tambores del Inca Tupac. En fin, con la grande diligencia de Tupac Inca, aunque se gastaron algunos años en esta guerra Tupac Inca los venció y sujetó a todos, haciendo en ellos grandes crueldades.
131 Y juntos estos depojos con los Uturuncu Achachi, que ya había venido de los Andes, adonde había andado tres años, y estaba en Paucar-tambo aguardando a su hermano, entró en el Cuzco con muy grande triunfo. Y se hicieron grandes fiestas por las victorias habidas, y dio muchos dones y mercedes a todos los soldados que con él habían ido a la guerra. Y como las provincias de los Chumpivilcas viesen la pujanza y grandeza de Tupac Inca Yupanqui, viniéronle a dar servicio con los de Cunti-suyu. Y tras eso fue a los Chachapoyas y allanó lo que allí había sospechoso, y de camino visitó muchas provincias.
134 Como la visita que acometió su hermano Tupac Capac no fue a su gusto y la revocó, nombró a otro su hermano llamado Apu Achachi por general visitador. Y le mandó no metiese en la visita que hiciese a los yanayacos, porque no merecían entrar en el número de los demás por lo que habían hecho. Y así fue Apu Achachi e hizo su visita general y redujo muchos de los indios a pueblos y casas; porque antes vivían en cuevas y cerros y a las riberas de los ríos, cada uno por sí [...] Y los redujo a provincias, dándoles sus curacas por el orden que arriba es dicho. Mas no hacía curaca al hijo del muerto, sino al que tenía más entendimiento y habilidad para mandar y gobernar a la voluntad del inca.

Acllari

Texto pag No Cita
53 Maras Ayllu, éstos son los que dicen que salieron de la ventana Maras-tocco; hay de estos algunos en el Cuzco, mas los principales son Don Alonso Llama Oca y Don Gonzalo Ampura Llama Oca. Cuycusa Ayllu; hay de estos algunos en el Cuzco y la caneza es Cristóbal Acllari. Masca Ayllu; hay de este linaje en el Cuzco Juan Quispi; Oro Ayllu; hay de este linaje hoy Don Pedro Yucay.

acllas

Texto pag No Cita
135 Este Tupac Inca ordenó el encerramiento de unas mujeres a manera de nuestras monjas encerradas, doncellas de doce años arriba, a las cuales llaman acllas, y de aquí las sacaban para casar por mano del tucuyrico apu o por mandado del inca, el cual, cuando algún capitán iba a conquistar o venía con victoria, repartía de aquellas a los capitanes y soldados y a otros criados que le servían o en algo agradaban, en don y merced, que era estimado en mucho. Y como iban sacando unas, iban metiendo otras, porque siempre hubiese qué dar conforme al intento del Inca Tupac [...] E hizo este inca muchas ordenanzas a su modo de tiranía, las cuales se pondrán en volumen particular.
151 Y los orejones trajeron el cuerpo de Huayna Capac al Cuzco, el cual metieron con gran triunfo, como él lo dejó mandado, e hiciéronse las exequias como a los demás. Lo cual hecho, Huascar hizo algunas mercedes de oro y plata y mujeres, que habían muchas represadas en la casa de las acllas, del tiempo de su padre. E hizo los edificios de Huascar donde él había nacido, y en el Cuzco hizo las casas de Amaru-cancha, donde es el monasterio del Nombre de Jesús, y a Colcampata donde vive don Carlos, indio, hijo de Paullu.

Acolla Tupac

Texto pag No Cita
143 Pasó adelante, y llegado a los límites donde los Quitos estaban alzados, ordenó sus escuadrones, y luego acordó enviar a conquistar los Pastos. Para lo cual nombró dos capitanes del Collao, el uno llamado Mollo Cavana y el otro Mollo Pucara y otros de Cunti-suyu, el uno llamado Apu Cautar Cavana y el otro Cunti Mollo, a los cuales dio mucha gente de su nación y dos mil orejones para fuerza y guarda de todos. Y por capitán de ellos iba Auqui Tupac Inca, su hermano de Huayna Capac, y Acolla Tupac del linaje de Viracocha.

Acos

Texto pag No Cita
102 Había otro pueblo llamado Acos, que está a diez u once leguas del Cuzco. Los sinchis de este pueblo eran dos, llamados Ocacique el uno y el otro Utu-huasi. Estos eran contrarios muy al descubierto de la opinión del inca y le resistieron fortísimamente. Por lo cual Inca Yupanqui fue con gran poder contra ellos. Mas el inca se vio en grande trabajo en esta conquista porque los de Acos se defendían animosísimamente e hirieron a Pachacuti en la cabeza de una pedrada. Por lo cual no quiso el inca alzar la mano de la guerra, hasta que, haciendo mucho tiempo que los combatía, en fin los venció. Y mató casi a todos los naturales de Acos, y a los que perdonó y restaron de aquella mortandad cruel, los desterró a los términos de Huamanga, adonde ahora llaman Acos.

Ahua Panti

Texto pag No Cita
156 Huascar partió su campo en tres partes. De los indios de Cunti-suyu, Charcas, Colla-suyu, Chuyes y Chile hizo un tercio y dióle por capitán a Arampa Yupanqui y mandó que fuesen por cima de Cotabamba hacia otra provincia vecina de Umasayus, para que echasen los enemigos hacia el río de Cotabamba y por la puente de Apurimac. Mandó que fuesen Huanca Auqui y Ahua Panti y Pacta Mayta, capitanes suyos, con la gente que les había quedado de las batallas pasadas, para que cogiesen a los enemigos por un lado y que saliesen a Cotabamba. Y el mismo Huascar fue con otro golpe de gente. Y todos los de Huascar y los de Atahualpa vinieron a salir a Cotabamba.
160 Y luego los de Cuzco entraron en cabildo y acordaron que viniesen a cumplir el mandamiento de Chalco Chima y Quíz-quiz. Y vinieron por sus ayllus, los cuales llegados a Quiuípay se sentaron por su orden. Y luego la gente de los capitanes de Atahualpa, que apercibidos con sus armas estaban, cercaron a todos los que del Cuzco habían venido, y prendieron a Huanca Auqui y Ahua Panti y a Paucar Usna, que los traían sobre ojo por la batalla que habían dado en Tumi-pampa a los de Atahualpa. Y prendieron a Apu Chalco Yupanqui y a Rupaca y sacerdotes del Sol, porque éstos habían dado la borla a Huascar Inca.

Ahuatuna

Texto pag No Cita
129 De lo cual se indignó Tupac Inca Yupanqui e hizo un poderoso ejército, el cual dividió en tres partes. La una tomó él y con ella entró en los Andes por Ahuatuna, y la otra dio a un capitán llamado Uturuncu Achachi, el cual entró en los Andes por un pueblo o valle que dicen Amaru y la tercera parte dio al Chalco Yupanqui, otro capitán, que entró por un pueblo llamado Pilcopata. Todas estas entradas eran cerca las unas de las otras, y así empezaron a entrar y se juntaron tres leguas la montaña dentro, en un asiento llamado Opatari, desde donde comenzaban entonces las poblaciones de los Andes. Los habitadores de estas comarcas eran ya Andes llamados Opataries, que fueron los primeros que conquistaron. Llevaba Chalco Yupanqui la imagen del Sol.

Ahuayro-cancha

Texto pag No Cita
74 Como los Ayamarcas y su sinchi Tocay Capac hurtaron al hijo de Inca Rocca, marcharon con él. Y los Huayllacanes de Paulo-pampa, tomando por su sinchi a Inca Paucar fueron con sus armas tras ellos y alcanzáronlos en el pueblo Amaru, casa de los Ayamarcas. Y entre los unos y los otros hubo encuentro, los unos por cobrar el niño, los otros por defender la presa. Y como los de Paulo no peleaban más de por demostración para tener alguna disculpa con Inca Rocca, en fin los Ayamarcas vencieron, y los Huayllacanes se tornaron corridos y descalabrados. Y dicen que en este encuentro y cuando hurtaron el muchacho, murieron todos los orejones que habían venido en su guarda del Cuzco. Y los Ayamarcas llevaron al niño hurtado al pueblo cabecera de su provincia llamado Ahuayro-cancha.
74-75 Dicen muchos que en este hurto no se halló Tocay Capac, sino que él envió a los Ayamarcas, los cuales, luego que llegaron al pueblo de Ahuayro-cancha, le presentaron el niño Titu Cusi Hualpa, diciendo: "¡Ves aquí, Tocay Capac, la presa que te traemos!" Y el sinchi de ello recibió gran contento, y preguntando a voces altas si era aquél el hijo de Mama Mícay, la que había de ser su mujer, Titu Cusi Hualpa, aunque niño, respondió con atrevimiento que él era el hijo de Mama Mícay, su madre, y de Inca Rocca Inca, su padre, Tocay, indignado, acabadas de oír estas palabras, mandó a los que lo traían preso, que lo llevasen a matar.

Alayde

Texto pag No Cita
141 Se vino por Coquimbo y Copiapo visitando y de allí a Atacama y Arequipa. Entró visitando por Anti-suyu y Alayde que fue por el Collao y Charcas. Fue al valle de Cochabamba e hizo allí cabecera de provincia de mitimaes de todas partes, porque los naturales eran pocos y había aparejo para todo, en que la tierra es fértil. Y de allí fue a Pocona a dar orden en aquella frontera contra los Chirihuanas y a reedificar una fortaleza que había hecho su padre.

Alcabisas/Alcabisa

Texto pag No Cita
48 Y algunos tiempos antes de los incas se averigua que tres sinchis extranjeros de este valle, llamados el uno Alcabisa y el segundo Copali-Mayta y el tercero Culunchima, juntaron ciertas compañas y vinieron al valle del Cuzco , donde por consentimiento de los naturales de él asentaron y poblaron y se hicieron hermanos y compañeros de los naturales antiquísimos ya dichos. Y así vivieron muchos tiempos en concordia estos seis bandos, tres naturales y tres advenedizos, en conformidad. Y cuentan que los advenedizos salieron de donde los incas, como después diremos, y se llaman sus parientes.
61 Dicho es que una de las naciones naturales de este valle del Cuzco fueron y son los Alcabisas. Estos, a la sazón que Manco Capac pobló en Ynti-cancha. Y se apoderó de los bienes de Sauaseras y de los Huallas, estaban poblados como medio tiro de arcabuz de Ynti-cancha hasta la parte donde es ahora Santa Clara.
62 Y como hubiese tomado las de los Huallas de los Sauaseras, quiso también tomar las de los Alcabisas. Y puesto caso que los Alcabisas le habían dado algunas, el Manco Capac quiso e intentó tomárselas todas o casi todas. Y como los Alcabisas vieron que se les entraban hasta las casas, dijeron: "¡Estos son hombres belicosos y sin razón! ¡Nos toman las tierras! ¡Vamos y amojonemos las que nos quedan!" Y así lo hicieron. Pero Mama Huaco dijo a Manco Capac:"¡Tomemos todas las aguas a los Alcabisas, y así serán forzados a darnos las tierras que quisiéramos!" Y así fue hecho, que les tomaron las aguas.
62 Y sobre esto vinieron a reñir, y como los de Manco Capac eran más y más diestros, forzaron a los Alcabisas a que les dejasen las tierras que ellos quisieron, y les hicieron que los sirviesen como señores, aunque los Alcabisas nunca de su voluntad sirvieron a Manco Capac ni le tuvieron por señor, antes siempre andaban diciendo a los de Manco Capac a voces altas: "¡Fuera, fuera de nuestra tierra!" Por lo cual Manco Capac procuraba más deshacerlos y oprimirlos tiránicamente.
62 Y Manco Capac se metió en las casas y haciendas de todos los naturales, especialmente de los Alcabisas; y prendió a su sinchi en cárcel perpetua y a los demás desterró a Cayocachi y les forzó a que le tributasen. Pero siempre los unos y los otros procuraban libertasen de la tiranía, como de los Alcabisas diremos adelante.
64 Dicho es cómo Manco Capac, primer inca, que tiranizó los naturales y pobladores del valle del Cuzco, no sujetó sino a los Huallas, Alcabisas , Sauaseras, Culunchima, Copali-Mayta y los demás arriba dichos, que todos estaban en el circuito que ahora es la ciudad del Cuzco.
67 Dicen de este Mayta que siendo de muy tierna edad, andando jugando con ciertos mozos de los Alcabisas y Culunchimas, naturales del Cuzco, los lastimaba a muchos de ellos y algunos mataba. Y un día, sobre beber o tomar agua de una fuente, quebró la pierna a un hijo del sinchi de los Alcabisas, y persiguió a los demás, hasta los encerrar en sus casas, adonde los Alcabisas vivían sin hacer el mal a los incas.
67 Mas los Alcabisas, no pudiendo sufrir las travesuras de Mayta Capac, que con favor de Lloqui Yupanqui y de los ayllus que le guardaban les hacía, determinaron de volver por su libertad y aventurar las vidas por ellos. Y así escogieron diez indios determinados, que fuese a la Casa del Sol, donde vivían Lloqui Yupanqui y Mayta Capac, su hijo, y entraron con determinación de matarlos.
67-68 Y a esta sazón Mayta Capac estaba en el patio de la casa jugando a las bolas con otros muchachos. El cual, como viese entrar sus enemigos con armas en su casa, arrebató una bola de las con que jugaba y con ella dio a uno y lo mató, y luego a otro y, arremetiendo tras los otros, los hizo huir. Y aunque se le escaparon, fue con muchas heridas; y de esta manera llegaron a sus sinchis Culunchima y Alcabisa. Por los cuales considerando el mal que Mayta Capac, había hecho a sus naturales, siendo aún niño, temieron, que, cuando mayor, los destruiría del todo, y por esto determinaron morir por su libertad. Y así juntáronse todos los naturales del valle del Cuzco que habían quedado de la destrucción de Manco Capac, para hacer guerra a los incas.
68 Los Alcabisas y Culunchimas apercibieron su gente, y Mayta Capac ordenó sus ayllus. Entre los unos y los otros se dieron batalla, y aunque anduvo rato en peso, sin reconocerse de ninguna de las partes ventaja, al cabo, al fin de haber peleado gran pieza cada bando por verse vencedores, fueron los Alcabisas y Culunchimas desbaratados por los de Mayta Capac.
68 Mas no por esto los Alcabisas desmayaron luego, antes con más coraje se tornaron a rehacer, y acometieron a batir por tres partes la Casa del Sol. Mayta Capac, que de esto no sabía y estaba ya retirado a su morada, salió a la plaza, adonde trabó una porfiada cuestión con sus enemigos y en fin los desbarató y venció; e hizo huarachico y armose caballero.
68 Mas no por esto los Alcabisas desistieron de su intento, que era librarse y vengarse, antes de nuevo llamaron a batalla a Mayta Capac, el cual aceptó. Y al tiempo que en ella andaba dicen que granizó tanto sobre los Alcabisas, que fue parte para que fuesen tercera vez vencidos y del todo deshechos los Alcabisas. Y a su sinchi metió Mayta Capac en prisión perpetua hasta que murió.

Alca-parihuana

Texto pag No Cita
102 Y después de esto fueron sobre otro pueblo llamado Toguaro, seis leguas de Huancara y mató a su sinchi llamado Alca-parihuana y juntamente a todos los naturales el pueblo, que no dejó sino a los niños para que creciesen y tornasen a poblar. Y con las crueldades que hacía en todos los pueblos, hizo que le tributasen Cotabambas, Cotaneras, Umasayus y Aymaraes, provincias de las más principales de Chinchay-suyu (Cunti-suyu).

Amaru

Texto pag No Cita
74 Como los Ayamarcas y su sinchi Tocay Capac hurtaron al hijo de Inca Rocca, marcharon con él. Y los Huayllacanes de Paulo-pampa, tomando por su sinchi a Inca Paucar fueron con sus armas tras ellos y alcanzáronlos en el pueblo Amaru, casa de los Ayamarcas. Y entre los unos y los otros hubo encuentro, los unos por cobrar el niño, los otros por defender la presa. Y como los de Paulo no peleaban más de por demostración para tener alguna disculpa con Inca Rocca, en fin los Ayamarcas vencieron, y los Huayllacanes se tornaron corridos y descalabrados. Y dicen que en este encuentro y cuando hurtaron el muchacho, murieron todos los orejones que habían venido en su guarda del Cuzco. Y los Ayamarcas llevaron al niño hurtado al pueblo cabecera de su provincia llamado Ahuayro-cancha.
117 Y estando el negocio en este estado vino Pachacuti Inca Yupanqui, Amaru Tupac Inca, a quien el padre Pachacuti años atrás había nombrado por sucesor, porque era mayor que legítimo, y le dijo: "¡Padre inca! Yo he sabido que en la Casa del Sol tenéis un hijo a quien habéis nombrado por sucesor vuestro después de vuestros días; mandádmelo mostrar!" Inca Yupanqui, pareciéndole desenvoltura de Amaru Tupac Inca, le dijo: "¡Es verdad, y vos y vuestra mujer quiero que seáis sus vasallos y le sirváis y obedezcáis por vuestro señor e inca." Amaru le respondió que así lo quería hacer y que para eso le quería ver y hacerle sacrificio, y que le mandase llevar adonde él estaba.
129 De lo cual se indignó Tupac Inca Yupanqui e hizo un poderoso ejército, el cual dividió en tres partes. La una tomó él y con ella entró en los Andes por Ahuatuna, y la otra dio a un capitán llamado Uturuncu Achachi, el cual entró en los Andes por un pueblo o valle que dicen Amaru y la tercera parte dio al Chalco Yupanqui, otro capitán, que entró por un pueblo llamado Pilcopata. Todas estas entradas eran cerca las unas de las otras, y así empezaron a entrar y se juntaron tres leguas la montaña dentro, en un asiento llamado Opatari, desde donde comenzaban entonces las poblaciones de los Andes. Los habitadores de estas comarcas eran ya Andes llamados Opataries, que fueron los primeros que conquistaron. Llevaba Chalco Yupanqui la imagen del Sol.

Amaru-cancha

Texto pag No Cita
151 Y los orejones trajeron el cuerpo de Huayna Capac al Cuzco, el cual metieron con gran triunfo, como él lo dejó mandado, e hiciéronse las exequias como a los demás. Lo cual hecho, Huascar hizo algunas mercedes de oro y plata y mujeres, que habían muchas represadas en la casa de las acllas, del tiempo de su padre. E hizo los edificios de Huascar donde él había nacido, y en el Cuzco hizo las casas de Amaru-cancha, donde es el monasterio del Nombre de Jesús, y a Colcampata donde vive don Carlos, indio, hijo de Paullu.

Amaru Titu

Texto pag No Cita
84 Así que Viracocha Inca fue el que hasta él más conquistó fuera del Cuzco, y que podemos decir que tiranizó de nuevo aun el porpósito del Cuzco, como arriba es dicho. Este vivió ciento y diez y nueve años, sucedió de diez y ocho años, fue Capac ciento y un año, y murió en el año del nacimiento del Señor. Nombró al ayllu que dejó para conservación de su linaje Socso Panaca Ayllu, del cual hay ahora algunos vivos en el Cuzco, cuyas cabezas principales son éstos: Amaru Titu, Don Francisco Chalco Yupanqui, Don Francisco Anti Hualpa. Son Hanan-Cuzcos.