Juan de Matienzo

Su nacimiento tuvo lugar el 22 de febrero de 1520, en Valladolid. Fue hijo del licenciado Atienza, cristiano viejo, oriundo de Colindres, Santander, empleado de la chancilleria vallisoletana durante veinte años. De su madre sólo se sabe el primer nombre, Ana. (Lohmann, 1966:37). Matienzo utilizó el apellido Atienza hasta 1559 “y con tal apellido se le autoriza a pasar a Indias en 1559”. Venía de una familia de jurisconsultos. Estudió durante diez años leyes en la Universidad de Valladolid, hasta alcanzar el grado de Licenciado. Trabajó 17 años en la chancillería de Valladolid, igual que su padre, y llegó a ser relator allí. Demostró tener un profundo conocimiento del latín: escribió tres de sus libros, estudios de materias jurídicas, en esa lengua. Le dedicó su primer libro, Dialogus Relatoris impreso en 1558, al licenciado Cristóbal Vaca de Castro en 1557.

Abancay

Texto pag No Cita
302 “Despues aca nos escrebimos cartas, y me hizo inviar ciertos mensaxeros a Lima, y en este medio tiempo recebi las cartas de V. M., y vino Diego Rodriguez a hablarme, donde por haber visto una carta que el Presidente invio al Tesorero Melo, a el dirigida, y otra a mi, la cual carta que le escribio el Presidente me invio para que la viese, la cual decia que quedaba un caballero en Lima, inviado por la ciudad del Cuzco, pretendiendo hacerme guerra, y ansimesmo otra carta del mesmo Tesorero, en que me decia tenia empeñada su palabra por horas, y tenía juntos setecientos andes, que comen carne humana, y mas de dos mil indios, con todas sus armas, para dar sobre Tambo y Limatambo y Saquisahuana y Curahuasi y Cochacaxa y Abancay, y hacer gran estrago[...]”

acollico

Texto pag No Cita
183 "VII. Item, porque los indios que vienen a beneficiar la chacara de la tasa para pagar su tributo, vienen de sus tierras a los Andes, y se ocupan algunos días en venir y volver, y estos dias no se cuentan en los cuarenta que han de trabaxar para el encomendero, que se les dé en pago de ellos la comida que se mandara dar a los indios alquilados en la Ley XII, y demas de aquello, el acollico ordinario que se les suele dar, sin que por ello se les descuente nada, que es el acollico un puño de coca cada dia.”
184 “Ademas de esto, sean obligados a dar a cada indio, para su mantenimiento los Domingos, e fiestas, e otros dias que por mal tiempo no pudieran trabaxar, la mesma cuantidad de maiz que se les manda dar los dias de trabaxo, y el que no les diere esta comida y este jornal de la manera que esta dicho, encurra en pena de ducientos pesos, y que se encargue la conciencia al Juez de los Andes y al Corregidor del Cuzco que lo hagan ansi cumplir, y executen las penas, y los que tienen tasa de coca sean obligados a dar el mismo maiz , so las penas en esta misma ordenanza contenidas, y los unos y los otros les deseen sacar el acollico que acostumbran darles, que es un puño de coca cada dia, so pena de veinte pesos.”

Acora

Texto pag No Cita
275 “Dentro de esta gran provincia esta la de Chucuito, que esta en cabeza de Su Magestad, y es de su real patrimonio. Tiene munchos pueblos por cabeceras de provincias: el prencipal se dice Chucuito; los demas se llaman Juli, Ilave, Yunguyo, Acora, Pomata y Zepita. Por este ultimo se desagua la laguna.”

Aguapero

Texto pag No Cita
257 “Serviria esto de munchos efetos: el primero, que echados estos barbaros de la tierra que tiranicamente tomaron a los indios naturales de ella, se volverian estos indios a su primera poblacion, que es mexor y mas sana que en la que al presente estan, y poblarian munchos valles muy buenos y fertiles que estan en comarca de esta ciudad, como son Tarixa, Tomina, Condorillo, Zaypeparane, Yangueparaco, Aguapero, y otros munchos.”

Alacapina

Texto pag No Cita
282 “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.” “De alli a Pasao, cinco leguas. De alli a Alacapina, cuatro leguas. De alli a Ungagasta, tres leguas.”

Amaybamba

Texto pag No Cita
299 “En llegando a Amaybamba, que es lo mas cercano a la tierra del Inga, y tres leguas a do el Inga me estaba esperando, despache al tesorero Garcia de Melo, que se habia ya otras veces visto con el, y a Diego Lopez de Ayala, clerigo, y a Martin de Landa, que era muy conocido y habia vivido entre indios y le deseaba el Inga ver, los cuales llevaron la provision y recados del Gobernador, y llevaron una carta mia, en que decia al Inga como venia a complir mi palabra, y traia sanos y buenos la gente que me habia inviado, y que traia en mi compañia veinte españoles, que es la gente con que yo solia caminar, que Su Magestad nos mandaba que no caminasemos con menos gente, y que no venian para le ofender, sino para servirme.”
302 “Despues de haber dexado de hacerle guerra, estando quieto con la miseria que pasaba en Viticos, se vinieron a retraer siete hombres de los que se hallaron con Gonzalo Pizarro contra el servicio del Rey, y el los trato muy bien, y les hacia mucho regalo, y por codicia de esta miseria que al presente tengo, se amotinaron e hicieron conjuración, y le mataron a traicion, y a mi me dieron una lanzada, y si no me echara de unos riscos abaxo, tambien me mataran; y después tovimos paz por algunos dias, donde los indios de Tambo y de Amaybamba y de Guarocondo llevaron de Viticos mucho indios, y por respeto de esto nosotros tovimos guerra con ellos.”
302 “Despues, estando nosotros en paz, fuimos avisados como un Tordoya pedia la entrada para hacernos guerra, y por esto fuimos sobre Amaybamba y sobre los indios de Barrientos y de Garci Martinez, vecinos de Huamanga, y despues se pasaron los indios de Nuño de Mendoza, por su voluntad, a esta parte; y por una carta que el dotor Cuenca me escribio, diciendo nos haria hacer muy cruel guerra, fuimos a dar a Marcahuasi[...]”
304 “Yo abaxe a la puente como la primera vez, y queriendo baxar el Inga, su gobernador le hablo, y el Inga le respondio enoxado: “¡Pues que quereis que haga!”, según despues me dixeron el clerigo y el Landa que alla estaban, que se lo habian oido decir en su lengua; y ansi, por ser ya de noche, se quedo ansi, y me escribio, y yo le respondi desde Amaybamba las cartas que invie a Su Magestad y a su Real Consexo de Indias.”
306 “Otra provision, para que el dicho Inga pueda hacer un pueblo, dos, tres, o mas, en tierra de Amaybamba, de la gente que agora tiene, para que le hagan chacaras y sementeras de coca o de otras cosas, como el lo pide, lo cual es cosa muy conviniente para que perpetuamente haya paz y quietud, y esten los indios del Inga en tierra de Su Magestad que esta pacifica, como en rehenes para que no hagan xamas guerra, robo, ni daño alguno[...]”

Andacolla

Texto pag No Cita
253 “El prencipio de ella es desde Copayapo (que es repartimiento del Gobernador Francisco de Aguirre), en un valle muy fertil y puerto de mar. Dase muy escelente vino, y crianse todas las frutas de Castilla; no llueve en el mas de una o dos veces en el año. De alli va prosiguiendo, y esta de Copayapo cuarenta leguas la ciudad de la Serena, que llaman Quoquimbo, adonde esta un cerro que se llama Andacollo, que subido encima hay de llano mas de cuatro leguas, de do ordinariamente se saca oro y no se cree que se acabara en cien años. Hay en el siete u ocho vecinos encomenderos, que tienen entre todos mas de mil y quinientos indios, y sacan mas oro que en todo Chile.”

Andahuaylas

Texto pag No Cita
170 “Para prueba de lo cual, basta saber que los mesmos que lo beneficiaban en tiempo del Inga, digo las chacaras y coca de la tasa, esos mesmos lo hacen agora, porque son chacaras anexas a aquellos mesmos repartimientos, y ansi se tasaron con ellos, y decir que los indios son de tierra caliente, poca probanza es menester para lo contrario, pues Andahuaylas, y los Quishoas y los Aymaraes, y los indios Yanaguaras, y los de Cuchoa y Combapata, y los de Asillo, Oruro y Azangaro, y otros munchos en la provincia del Cuzco, todos son indios de tierras frigidisimas, que en algunas de ellas, de puro frio, no se da comida algunos años, como en Ayaviri y lo demas del Collasuyo.”

Andes

Texto pag No Cita
29 “Los otros yanaconas que estan en los Andes en el beneficio de la coca estan tan contentos en aquel exercicio, que no hay para que hagan mudanza, como los demas. De estos se ha de tratar mas largo en Capitulo aparte; por eso no me detengo en ello.”
64 “Los demas indios se han de ocupar, cada uno, los cincuenta y seis dias de tasa (y los demas dias que quisieren), para si mismos: unos en alquilarse para chacaras de españoles; otros en obraxes de paños; otros en ingenios de azucar; otros en usar sus oficios mecanicos en las ciudades o en sus pueblos; otros en hacer texas y cal; otros en alquilarse para edificios; otros para traxineros y llevar recuas de carneros de la tierra; otros en labor de viñas; otros alquilanse para los Andes de la coca, en el Cuzco; La Paz, y en esta provincia de los Charcas en los yungas; otros en labrar en las minas de plata y oro (que hay muchas en esta tierra); otros en hacer reposteros e ropa de la tierra, dandoles lana; otros en chacaras de chuño y papas, y otros en guardar ganados.”
67 “El principal que estuviere con los indios en Potosi y Porco y en los Andes de la coca, ha de cobrar la tasa de los indios que alli estuvieren, y llevarla a la caxa de tres llaves del repartimiento, para que a su tiempo se acuda con ello al encomendero y a los demas que lo han de haber, y si el encomendero quisiere hacer alguna casa, o sillas o mesas, o bancos, o xaquimas, cabestros, o otras alazas para su casa, de las que los indios saben hacer, ha de ser con licencia de la Justicia, pagandoles lo que se les suele pagar de xornales de indios en la ciudad a do hubieren de trabaxar”
162 “En los Andes, desde Guamanga hasta esta ciudad de La Plata, se siembra esta coca, que en efeto es la hoxa de un arbol pequeño, que labran y regalan mucho para que de la hoxa que llaman coca, a manera de arrayan, y tiene el parecer y aspereza del zumaque, la cual secan al sol y ponenla en unos cestos hechos de coxoropipo y pancho, que son largos y angostos, que terna cada cesto poco mas de una arroba.”
162 “Dicen, tambien, que la tierra donde se cria esta coca es caliente y humida, y muy enferma para los indios de la sierra, y que comunmente mueren munchos indios que andan en el beneficio de ella, y otros cobran una enfermedad que llaman de los Andes, que se comen las narices como mal de San Lazaro, aunque no es contaxioso, ni acaba al hombre presto, antes viven mucho con aquella enfermedad, y pues esto procede de labrar y beneficiar la coca, que es cosa muy perniciosa a los indios.”
165 “A lo segundo -que dicen que de la labor de la coca viene gran perjuicio a la salud y vida y conservacion de los indios, ansi por el mal de los Andes como por otras enfermedades- se responde que el mal de los Andes les solia venir del desmontar las tierras nuevas para plantar la coca, y agora esta ya todo desmontado y plantado, y ansi cesa esta enfermedad, demas que se puede, para lo de adelante, remediar mandando que no se ponga mas coca, pues hay harta.”
166 “Como arriba he dicho, esta tierra, desde Quito hasta Chile, tomada por la longitud, son tres diferencias las que tiene, que son tres callejones a la larga, cada uno de su temple (aunque en ellos mesmos tambien hay temples diferentes), y la latitud de cada uno es muy poca: el uno es de los Llanos, el otro es de la Sierra, y el otro es de los Andes.”
166 “En los Andes llueve todo el año, diferenciandose en alguna manera el invierno o el verano en que no es tanta el agua, ni tan continua.”
167 “La tierra de los Andes toda en general es muy calida y humida, y toda amontañada de muy grandes arboledas. Esta muy baxa y honda, tanto que para llegar a ella, por todas partes, lo mas cerca hay seis leguas cuesta abaxo.”
167 “Este mismo temple quiere la coca, porque alla abaxo no hay regadio, ni sufre faltalle agua ordinario. Siembrase en la mesma montaña, cortando las arboledas y pegandolas fuego despues de secas. Ponese primero en almacigas, sembrando a manera de lechuguino, y de otras plantas, para la trasponer, que los indios llaman cochas de malque, y este es muy grueso trato en los Andes e yungas del Cuzco, porque muchos siembran estas cochas para vender, y vendense por brazas a los que plantan.”
168 “Criase esta coca en todos los Andes, en que habran trescientas leguas; algunas partes son peligrosas y enfermas, otras no, y son tambien diferentes en la manera de el beneficio.”
168 “En algunas partes de los Andes hay indios naturales que no se sustentan de otra cosa, sino del rescate de la coca, ni viven a la frieza, ni podrian soportar el frio; y en otras partes no hay naturales.”
168 “Esta preciada yerba que llamamos coca, se usaba y coxia en toda la comarca de los Andes, y era manjar de los señores y caciques, y no de la gente comun, si no es cuando les querian hacer algun regalo, aunque en la guerra usaban de ella ordinariamente”
170 “No me parece justo, para poner a Su Magestad escrupulo, hacer prosupuestos falsos, y para coloreallos, traer algunos exemplos verdaderos, como decir que los indios de Chuquiapu, que fueron de Grabiel de Rojas, y agora son de su hixo del mariscal Alonso de Alvarado, los cotas de Pocona, los chipayas de Poopo, y los chunchos de Tono, son indios de montaña, y que aquellos beneficiaban coca, y dexan de decir los de la tierra fria que lo hacian, y se puede dar regla general que todos lo hacian los que estaban en comarca de los Andes, aunque fuesen de tierra frigidisima.”
171 “Dende Huamanga para arriba, algunas partes donde se cria la coca son mas enfermas, como es Chuquiapo, en los Andes que llaman pallayunga, donde hay ciertas suertes de coca que benefician ciertos repartimientos, que los mesmos que lo tienen dicen que es tan enfermo, que ordinariamente, de diez indios que lo van a beneficiar, no vuelven seis, o si vienen tan enfermos que lo estan mucho tiempo en sus tierras, o vienen a morir a ellas.”
171 “Hay tambien otro daño: que aunque los Andes de Tono, adonde se cose mas coca que en otras partes, haya Justicia y gran concurso de gente, que sea causa de no ser tanto el daño, porque se guardan las ordenanzas, mas en otras partes donde tiene coca un solo vecino, o dos, van alli los indios a beneficiallas por la tasa, esta en su mano del vecino no guardar las ordenanzas, si no se pone el remedio que dire.”
173 “El mayor daño que viene a los indios es el de desmontar y rozar para plantar chacaras de nuevo, de donde les viene el mal que llaman de los Andes, que es como lepra, aunque no se pega, pero hasta agora ha sido incurable, lo cual se causa del rocio que cae de algunos arboles.”
173 “Despues que los vecinos que no tenian tasa de coca plantaron chacaras de ella en los Andes de Tono, y las tuvieron puestas en orden y se aprovecharon de ellas algunos años y tuvieron mucha estimacion, los mas de ellos las vendieron a personas que no tenian repartimientos, y aunque el precio de ellas fue grande, que algunas de ellas se vendieron en doce, quince, y veinte mil pesos, algunas de ellas se han vendido despues aca en cincuenta y sesenta mil pesos.”
174 “El cacique va entregando los indios, junto o poco a poco, como puede, los cuales parten de sus tierras, que ha algunos les cae a cuarenta y a cincuenta leguas de los Andes, con su comida a cuestas, la cual acabada, verisimilmente se puede creer que no habra quien le de otra, ni el la pueda ganar, pues viene alquilado, y en cincuenta leguas de venida y otras tantas de vuelta (que son ciento), y mas treinta dias de asistencia en los Andes, con la obligacion que en ellos entro, es cierto que padecera necesidad, aunque este sano, porque si enferma, pocos tienen remedio, por lo cual se hizo la ordenanza que a cada indio se le de comida, con lo cual, y con el hospital que se hizo, ha cesado gran parte del daño, salvo que como aquel no tiene dueño que se duela, la falta del cumplimiento le hace mayor, y la delixencia (cuando la hay) muy menor, porque lo prencipal que les causa muerte, aunque la tierra es alguna parte por ser dexativa, es el hambre”
175 “De estos hay gran numero en los Andes, y de ellos se han hecho la mayor parte de los camayos que alli residen, que son en gran cantidad, porque despues de habituados, y pasado algun tiempo por ellos, viven tan sanos como aca afuera, y los mas estan casados otra vez, o amancebados (que hasta agora mal saben ellos distinguir entre estas dos cosas).”
175 “De aqui se podra colexir la razon por que en estos Andes de los Charcas no enferman los indios tanto, ni aun casi nada, siendo de un mesmo temple que los otros, y entrando en ellos gente de la Sierra, y de tierra tan fria, como en los Andes del Cuzco, y es porque como no hay tanta coca, y la mas es de repartimientos, no se ha introducido este genero de alquiler, sino que los indios entran alla dentro de cada uno con sus carnerillos y maiz, y esto rescatan con coca, y alquilanse y pagaseles su jornal en la mesma coca.”
175 “El alquiler de un dia entre ellos tasado en tanto cuanto un indio puede abarcar de coca acabada de coxer con ambas manos y brazos, que a mi parecer vale mas que dos tomines, o a lo menos tomin y medio, y ansi comen pan y carne cada dia que rescatan en los mercados que hay en los Andes, y ahorran, que en doce o catorce dias hacen un cesto de coca, y cuando de su rescate y trabaxo -entre el y su muger, que casi todos la traen consigo, y aun a los hixos- tienen ganados dos, tres o cuatro cestos de coca (que valen veinte y cuatro castellanos), se vuelven ricos a sus casas, y hacen esto en veinte o treinta dias, y hacelles el mesmo sentimiento que los otros Andes, pero que cuando se sienten malos, huelgan y comen sin la obligacion de los otros, y no hay duda sino que por maravilla enferman ni mueren, porque aquel sentimiento es como marcos de un dolor de cabeza que se quita estando a la sombra un dia, y durmiendo una noche, de manera que si los otros tuviesen esta libertad, tambien seria mucho menor, o ninguno, el daño, quiero decir, que el jornal se le pagase a ellos mesmos, y fuese por dias, y ellos holgasen en los Andes, y se saliesen cuando quisiesen.”
175-176 “De este genero de gente tambien entra mucho en los Andes de Tono, y llamanse cueros, o corpas, que quiere decir “indios que se alquilan”, y estos no reciben tanto daño, porque se alquilan por quien y cuando quieren, y si salen tienen ganado lo que pretendian ganar cuando alli entraron, y por ser los de Collasuyo indios que se alquilan de esta manera en los Andes de Sangaban, en los de Carabaya, en los de Cuchoa, y en las fronteras de su tierra, con este genero de alquiler, de estos se ayudan los que hacen chacaras, que casi todos son vecinos de estos Andes, y les pagan su jornal en coca, pero no en otro ningun alquiler, e con la obligacion que los de Tono, si no son los que llevan los encomenderos que hacen e tienen chacaras de su repartimiento, y a estos no se hace el tratamiento que a los otros, que en esto no hay duda.”
176 “Hay tambien otro daño en la manera de alquilar los indios ya dicha: que como los caciques tienen recebida tanta plata adelantada para estos alquileres, y de tanta gente, no pueden guardar la orden antigua de trabaxo de los indios, porque han de cumplir con los que halla mas a mano, y acaece en volviendo una cuadrilla de los Andes, como le fatigan los alquiladores, tornar a despachar la mesma con otro que le tienen pagado, y de esto resulta mucho daño a los indios.”
176 “Item, que todos cuantos tenian minas de oro en aquellas provincias de Condesuyo y Chinchaysuyo, donde facilmente sacaban su tasa, sin mudar temple ni correr el riesgo de los Andes, como les dan plata junta, hanlas dexado, siendo orden antigua el sacar el oro.”
176 “Muchos caciques tienen chacaras de coca en los Andes de Tono, y tambien en esta provincia, pero hay diferencia, porque todos los que tuvieron y tienen coca de tasa, tuvieron sus chacaras aparte antiquisimas, lo cual es general en todos los Andes, y estas son de poco perjuicio, porque se benefician y cosen cuando las chacaras de la tasa, y lo mesmo se hacia en tiempo del Inga, porque a sus chacaras no se tocaba en ninguna manera, y allende de esto tienen camayos antiguos de su mesma tierra, y casas y aparexos para el beneficio[...]”
177 “[...] y aunque hayan plantado alguna mas, no importa. Pero las chacaras que han puesto caciques que no tienen ni tuvieron coca de tasa, son de gran perjuicio para sus indios, o a lo menos hanlo sido, pero creo -y se puede afirmar- que ningun cacique que no tuviese coca de tasa ha hecho roza de ella en los Andes, si no son aquellos que sus encomenderos les han llevado a rozar; y despues, dado caso que han vendido las chacaras o rozas que ansi hicieron los caciques, quedanse con las que hicieron para si, y tienen cuidado de beneficiallas y coxellas, y como no van a los Andes de obligacion, allende que tienen y han puesto en ellas camayos para lo que toca al encestar e sacar, algunos -o los mas- envian un prencipal cada mita[...]”
177 “Cierto, cuando se entendio en limitar esta coca, en tiempo del Marques de Cañete, aunque habia la tercia parte menos que agora, si viniera en efeto lo que se trataba de estas chacaras de caciques que no tienen coca de tasa, ni obligacion de baxar por ella a los Andes, se pensaba no dexar nenguna, segun he sabido del Licenciado Polo de Ondegardo, que era a la sazon Corregidor en el Cuzco[...]”
177 “Los camayos son indios yanaconas que estan y habitan siempre en los Andes, en las chacaras de coca de sus amos, sin los cuales no se puede beneficiar la coca. Primero tratare como estan alli, y quien los llevo, y como no reciben el daño que los otros, cuantas diferencias hay de ellos, y que agravios reciben.”
178 "Despues de hechos a la tierra, el que queda vive sano y sin trabaxo, porque solo entiende en lo que tengo dicho, y con la coca de su chacara la beneficia y coge y compra de vestir y comer abundantemente, y son alli señores, y todos les llevan lo que han menester, a trueque de su coca, y aun hay muchos que tienen chacaras de maiz arriba en la Sierra, y van alla a tiempos, y no les falta quien se las siembre y traya el fruto a los Andes a trueque de coca, que es la moneda que mas corre entre ellos.”
178 “Estos camayos se hacen de los indios que sacan alquilados, y algunos que quedan enfermos y sanan. Concluida la enfermedad, pocos vuelven a la Sierra, mayormente si hallan adonde sentarse por camayos, y si va un cacique por alguno de ellos, contentanle con un cesto de coca, y como les contribuyen siempre, les dexan, y despues -pasado este trance- viven tan sanos en los Andes como en la Sierra, pero no multiplican tan bien ni se crian los hixos tantos como en la Sierra, aunque se crian hartos.”
179 “No pagan diezmos ni primicias, por el previlexio general. Alli los dotrinan y casan y administran los demas sacramentos, porque siempre en los Andes de Tono hay dos curas y es su partido mexor que el de los de aca afuera. En algunos Andes no reside de asiento el sacerdote, sino va de cuando en cuando a visitar a los indios; ni hay jueces ni Justicias, y ansi, con ser el concurso de estos de Tono tan grande, todavia hay mas orden y mas freno que en los otros, y aun la tierra, con la mucha gente, se hace menos enferma cada dia.”
179 “Reciben estos camayos otro agravio en una cosa que es muy comun en los Andes: que el mesmo amo les da y compete a que tomen ropa y carne, para cobrar el precio de ello en coca, al tiempo que la cosen, lo cual es grande agravio e fuerza, porque ni ellos compran lo que quieren ni lo que han menester, ni la paga o tasa o precio de lo que su amo les hace comprar es a su voluntad.”
180 “Finalmente, por abreviar -y aunque de esto resultan otros muchos daños-, las contrataciones entre los indios y sus amos, no pueden ser muy libres de fuerza y oprision, y ansi, entre otros perjuicios hay otro mayor, y es que estos camayos toman fiado de otros indios mercaderes (de que hay gran abundancia en aquellos Andes para la cosecha), y acaece tomarsela toda su amo, y como no pueden pagar a tiempo, hanse de detener los vendedores, y como es gente de paso, o se pierde la deuda, o se muere alli esperando para otra mita la paga, sobre lo cual es necesario que haya riguroso castigo, porque como no se quexan los pobres, ni creen que contra su amo puede haber castigo, si le hay es peor para el, no se tiene noticia de estas cosas que pasan entre ellos, ni se ve el daño que ello resulta.”
182 “Estos indios se han de dar asi a los encomenderos que tenian antiguamente tasa de coca y chacara diputada para ello, como a los que no la tenian y han de nuevo plantado chacaras, siendo los indios comarcanos a los Andes, y no es mucho que al beneficio le den lo que los indios coxieren cuatro dias en la chacara, pues los encomenderos les habian de pagar de su tasa, y porque es este mucho interes. Ha de ser el clerigo de la dotrina obligado, de estas obras, a pagar al clerigo o capellan que tuvieren en los Andes, y se ha de repartir su salario entre todos los clerigos de los repartimientos que fueren al beneficio de la coca la paga de la ida y vuelta, y se ha de hacer de la manera que dire en la ley septima siguiente.”
182-183 "VI. Item, que de ningun repartimiento se consienta ir a beneficiar la coca a los Andes mas de la mitad que hubiere en el, y esto yendo por sus mitas y no estando en los Andes trabaxando mas de veinte y cuatro dias de labor; y si el encomendero no pudiere ocupar en la labor de sus chacaras la dicha mitad de indios de su repartimiento, que le den los que hubiere menester, y los demas hasta la dicha mitad puedan ir a se alquilar a los Andes, por la orden que les diere el Corregidor que residiere en su pueblo.”
183 "VII. Item, porque los indios que vienen a beneficiar la chacara de la tasa para pagar su tributo, vienen de sus tierras a los Andes, y se ocupan algunos dias en venir y volver, y estos dias no se cuentan en los cuarenta que han de trabaxar para el encomendero, que se les de en pago de ellos la comida que se mandara dar a los indios alquilados en la Ley XII, y demas de aquello, el acollico ordinario que se les suele dar, sin que por ello se les descuente nada, que es el acollico un puño de coca cada dia.”
183 "VIII. Item, que cualquier indio que se alquilare, o de cualquier manera fuere al beneficio de la coca en los Andes, no pueda estar ni este trabaxando en el beneficio de ella mas de veinte y cuatro dias de trabaxo en cada un año”
183 “Ninguna persona pueda detener al tal indio que hubiere trabaxado los dichos veinte e cuatro dias, en su chacara o en otra, porque no enferme en estando mas tiempo, ni le consientan trabaxar mas tiempo en los dichos Andes, aunque el indio lo quiera, so pena de cincuenta pesos a cualquiera que en alguna cosa de lo en esta ley contenido excediere[...]”
183 "IX. Item, que el Corregidor que hubiere en los repartimientos de indios, juntamente con el tucuirico y con el cacique, vea los indios que nuevamente sin daño suyo puedan ir a alquilarse para el beneficio de la coca, para que aquellos vayan a se alquilar a los Andes, y no otros, aunque lo quieran, devidiendose para que unos vayan una mita, y otros otra, de manera que si hubieren de ir ciento, vayan veinte e cinco en cada mita, pues han de ser cuatro mitas, y vaya un principal con ellos, para que no les consienta estar mas que el tiempo limitado, so penas en la ley proxima pasada contenidas, y lleve cada uno su comida para hasta llegar a la Sierra.”
184 "X. Item, que llegados que sean los tales indios, se alquilen con quien quisieren, y habiendo competencias, acudan al juez que estuviere en los Andes, para que los de al que mas necesidad tuviere de ellos.”
184 "XII. Item, que los que metieren indios alquilados para el beneficio de la coca, les den de salario a cada uno de ellos por todos veinte y cuatro dias que han de trabaxar, cuatro pesos corrientes, mas cuatro almudes de maiz por todo el dicho tiempo: los dos almudes en la Sierra, y los otros dos en los Andes, en la chacara adonde hubieren de trabaxar, y se los reparten de manera que tengan comida para salir de la dicha provincia. Ademas de esto, sean obligados a dar a cada indio, para su mantenimiento los Domingos, e fiestas, e otros dias que por mal tiempo no pudieran trabaxar, la mesma cuantidad de maiz que se les manda dar los dias de trabaxo, y el que no les diere esta comida y este jornal de la manera que esta dicho, encurra en pena de ducientos pesos, y que se encargue la conciencia al Juez de los Andes y al Corregidor del Cuzco que lo hagan ansi cumplir, y executen las penas, y los que tienen tasa de coca sean obligados a dar el mismo maiz, so las penas en esta misma ordenanza contenidas, y los unos y los otros les deseen sacar el acollico que acostumbran darles, que es un puño de coca cada dia, so pena de veinte pesos.”
184 "XV. Item, porque las personas que alquilan indios para sacar la coca de los Andes (que llaman sacadores), suelen detenellos, no les dando la carga luego, de que reciben daño y agravio, se mande que el que alquilare los dichos indios les de la carga dentro de segundo dias despues que llegaren a recebirla, sin detenerles mas, y no se la dando en el dicho tiempo, no sean los indios obligados a esperar mas, y les paguen enteramente de vacio lo que con ellos concertaron, so pena de diez pesos por cada dia que les detuvieren, y les den el salario que se concertaren, con tanto que, demas del salario, den a cada uno para su mantenimiento medio cuartillo de maiz cada dia.”
185 "XVI. Item, que no puedan cargar a ningun indio que se alquilare para sacar la coca de los Andes a la Sierra, mas de dos cestos de coca, so pena de perder la coca, y mas cincuenta pesos; y si el indio de su voluntad tomare mayor carga, o pasare con ella de los depositos que estan en la Sierra de Pilco y Paucar Tambo, le sean dados cien azotes.”
185 "XVII. Item, que ninguna persona pueda alquilar para le beneficio de la coca india recien parida, ni preñada, so pena de diez pesos por cada vez que lo contrario hiciere; si alquilare india que no tenga los dichos inconvinientes, se le de un peso menos que al indio, pero que no se pueda alquilar india ninguna para sacar a cuestas la coca de los Andes a la Sierra, so pena de perdida la carga y coca, y mas veinte pesos; pero la india pueda sacar un cesto solo, siendo suya la coca y no axena.”
185 "XIX. Item, que los indios serranos, ansi de tasa como alquilados, que entraren al beneficio de la coca en los Andes, ninguna persona los ocupe en otra cosa, salvo en coxer y corar la dicha coca, y si hubiere de hacer casas, se lo digan cuando los alquilen adonde las han de hacer; y no les puedan detener ni alquilar por mas tiempo que los dichos veinte e cuatro dias de trabaxo, y los indios de tasa no hagan ni se ocupen en otra cosa mas de lo que la tasa mandare, so pena de cincuenta pesos al que hiciere lo contrario de lo que esta ordenanza manda.”
186 XXIV. Item, se provea que los indios de las provincias de Condesuyo e Chichaysuyo, que todos tienen minas de oro en su comarca, sean ocupados en ellas, y no baxen a los Andes, sino solos los de la provincia de Andesuyo y Collasuyo.”
186 "XXV. Item, porque los indios camayos que residen de ordinario en la provincia de los Andes, ansi por haber venido en acrecentamiento y haberse multiplicado, como por haberse secado y perdido mucha parte de sus chacaras, viven necesitados, y no se pueden sustentar con las chacaras que a presente tienen, y por ser tierras en que no se dan otros mantenimientos como en la Sierra, con que se puedan sustentar los indios, que se les permita a los dichos camayos que puedan ensanchar sus chacaras, no haciendo roza de nuevo, sino en tierra que estuviere desmontada, hasta en la cuantidad que diere licencia al Justicia Mayor del Cuzco, o el Juez de los Andes, no excediendo de la dicha cuantidad so pena de cien azotes, y que sea arrancada a su costa la tal chacara y la coca que ansi estuviere aumentada fuera de la dicha licencia, no se pueda vender dentro de diez años, so pena que el camayo que la vendiere pierda la coca, y el que la comprare, el precio.”
186 "XXVI. Item, que se permite y da facultad, asi a españoles como a indios, para que en la dicha provincia de los Andes puedan hacer roza para maiz y papas y otras comidas que no sean coca, con tal que se haga con licencia de la Justicia del Cuzco, o la de los Andes, y registre lo que hubiere de rozar, en lo cual no se pueda plantar ni reponer coca dentro de diez años; so pena, al español, de ducientos pesos, y al indio, de cien azotes, y la coca sea arrancada a su costa.”
186 "XVII. Item, que en todo el camino de los Andes, hasta los pueblos de la Sierra, haya bohios (que son casas pequeñas), a trechos en el camino real, con barbacoas altas, donde los indios puedan hacer sus dormidas y guardarse del agua”
187 "XXXVI. Item, que ningun español ni indio, mercader o no mercader, no pueda vender ni rescatar con los indios en la dicha provincia de los Andes, si no fuere en la plaza del pueblo o estancia, o en el tianguez de los naturales, o tienda publica que para ello tengan, y no andando por las casas de los indios con las tales mercaderias, so pena de perdimiento de la mitad de la coca que rescataren, y demas de esto, que por lo que de otra manera contra el tenor de esta ordenanza vendieren, el indio que lo comprare no pueda ser preso, ni sus bienes vendidos ni executados."
188 "XXXVIII. Item, que ningun mestizo, ni mulato, ni negro horro que no tuviere chacara de coca propia en los Andes, o no sirviere amo que alli resida, o no tuviere trato que les pueda sustentar, no residan en la dicha provincia despues de pasados veinte dias de la publicacion de esta ordenanza, so pena, por la primera vez, de destierro perpetuo de la dicha provincia, y por la segunda, le sean dados cien azotes.”
188 "XL. Item, el Juez que es o fuere de los Andes, no pueda tratar ni contratar en la dicha provincia, en coca ni en otra cosa, ni tener chacara, ni beneficiar coca, por si ni por interposita persona, so pena de perdimiento de oficio, de lo que ansi tratare y rescatare, y de la chacara que tuviere.”
188 "XLI. Item, que este un hospital en el asiento de Tono, a do ordinariamente reside el Juez y los clerigos, y es en medio de Los Andes, y en el se haga la iglesia del dicho asiento, y alli resida el clerigo que administrare los sacramentos, el cual, juntamente con el juez de la dicha provincia, tenga cargo de tomar las cuentas al mayordomo lego, de la renta y limosnas del dicho hospital, de seis en seis meses, y saber como se gastan”
189 "XLV. Item, que la vista de los Andes para ver si se guardan estas ordenanzas no se haga a costa de los dueños de chacaras que tienen coca en los Andes, pues si excedieron han ellos de pagar las penas, sino a costa de las mesmas penas, y entonces no lleve nada el denunciador, sino la tercia parte enteramente la lleve el juez, y no habiendo harto para su salario, se pague lo demas de la parte de la Camara.”
274 “La provincia de Chucuito es la mexor que hay en el Peru. Es parte de la generacion de indios que se dicen collas. Es la mayor comarca de el Peru, y la mas poblada: comienzan los collas desde Ayaviri, y llegan hasta Caracollo. Al Oriente tiene las montañas de los Andes; al Poniente, las cabezadas de las sierras nevadas y las vertientes de ellas que van a parar a la Mar del Sur.”
281 “De alli a la boca de la quebrada, entrada de los Andes del Tucuman, cinco leguas; esta quebrada se puede atravesar por otro camino.”
294 Tito Cuxi Yupangui Inga, hixo de Mango Inga, despues que se salio su hermano Don Diego Sayre Topa de la tierra de Vilcabamba y Viticos, adonde el agora se esta por Inga, se alzo; y muerto el Don Diego, se ha quedado en su señorio, que es junto a la cordillera de Los Andes.”
301 “[...]teniendole en la prision mas de un mes, de donde por los malos tratamientos que a el, a sus hixos y gente y mugeres hacian, soltose de la prision y vino a Tambo, donde hizo confederacion con todos los caciques y prencipales de su tierra, y estuvo en el cerco del Cuzco, haciendo guerra a todos los españoles por lo susodicho, de donde se retruxo a los Andes, y hobo batalla con los españoles en Xauxa, donde murieron muchos, y asimismo en la batalla de Yucay, donde murieron mas de cuatrocientos españoles, y despues en Pucara, donde hobo la batalla con Gonzalo Pizarro, donde murieron Guaypar e Inguill, hixos de Guayna Capa, y no quedo otro hixo sino Paullo[...]”
303 “Le dixe que el lo diese luego, que yo le llevaria y le daria la posesion de los indios. El me replico que su hixo Quispe Tito estaba en los Andes, y malo de un ojo, que le habian herido en el jugando a las armas, a do los habia metido a el, a sus mugeres y cautivos, y a toda la demas gente que no era de guerra[...]”
307 “Si no esperan (que es lo mas cierto), haran mucho daño en los malos pesos que tienen, en los cuales habran necesariamente de morir muchos españoles e indios, y en ganandoles uno, en el acto se huirian luego a otro adonde acaeceria lo mesmo, y si les ganaren todos los pasos malos, se huirian a los Andes, adonde terna el Inga -como agora tenia- traspuestos los cautivos e mugeres e hixos e gente que no es para la guerra[...]”
308 “[...]y los que son naturales de aquella tierra, estan como cautivos, para servir a los Ingas, y antes que vengan a les hacer guerra los pasan a los Andes con las mugeres, adonde los españoles no pueden pasar ni ellos se pueden huir, y sabe el Inga que los españoles no pueden parar mucho tiempo en su tierra, por falta de indios y comida, y con esta esperanza se estara allende los Andes hasta que los españoles se vuelvan al Cuzco, para que salidos de su tierra, el y los suyos se vuelvan alla, de manera que por todas vias la guerra es mala y peligrosa.”
331 “La una de estas cordilleras es la montaña de los Andes, llena de grandes espesuras, y es tierra enferma e inhabitable: llega hasta Chile e cerca del Estrecho de Magallanes. De esta cordillera, hasta la Mar del Sur, es lo ancho del Peru y de Chile. De la otra parte de la cordillera esta Tucuman y el Rio de La Plata. En esta pequeña anchura del Peru -que es, como digo, desde la cordillera a la Mar del Sur- hay otras dos cordilleras: una en la serrania que va de luengo de esta montaña de los Andes.”

Andesuyo

Texto pag No Cita
186 "XXIV. Item, se provea que los indios de las provincias de Condesuyo e Chinchaysuyo, que todos tienen minas de oro en su comarca, sean ocupados en ellas, y no baxen a los Andes, sino solos los de la provincia de Andesuyo y Collasuyo.”

Angasmayo

Texto pag No Cita
6 “Este Mango Capa y sus descendientes se llamaron Ingas, que quiere decir reyes o grandes señores. Pudieron tanto, que señorearon y conquistaron desde Pasto hasta Chile; y sus banderas vieron, por la parte del sur, al rio de Maule, y por la del norte, al rio de Angasmayo, y estos rios fueron terminos de su imperio, que fue tan grande, que hay de una parte a otra mas de mil y trescientas leguas, y para le conservar edificaron grandes fortalezas y aposentos fuertes de piedra, admirablemente labrados.”

Angostaco

Texto pag No Cita
281

Ansenusa

Texto pag No Cita
283 "Volviendo a mi intento, digo que de este pueblo, a do fue la prision, a la fortaleza de Gaboto, segun la noticia que se tuvo de los indios, habra treinta leguas; y quedaba Gaboto a la mano izquierda, y el Gobernador Francisco de Aguirre iba en seguimiento se de una tierra que se dice Ansenusa, valle de muchos indios que llaman comechingones, que estaba de aquel pueblo de la prision diez leguas, segun decian los indios”
283 “De alli a Curunera habra cuatro leguas, que era la tierra en cuyo seguimiento iba el Gobernador. En Ansenusaqueria hacer un pueblo en una isla que esta entre dos rios -uno del Estero y otro del rio Salado- que se juntan alli en Ansenusa y Curunera. Juntos los dos rios hacen una grande isla, que esta toda poblada, y tiene mas de veinte leguas."
288 “De alli sale un rio, que dicen el Estero, que va a meterse en otro rio grande, que dicen rio Salado, y en medio de ellos esta la provincia de Ansenusa, que son los indios que llaman comechingones.”
321 “Un Juan de Berzocana, que habia sido agora ha un año en la prision de su Gobernador Francisco de Aguirre, el cual tiranicamente y sin ocasion alguna, el, y un Heredia, y un Jeronimo de Holguin, y otros conjurados, prendieron cerca de la provincia de Ansenusa que iba a poblar, estando seguro a su parecer, viendo que aca no se hacia castigo de los que le traxeron preso, en un pueblo que de su propia autoridad poblaron, que se dice Esteco, yendo a conquistar los indios sin mandado del Rey, tomaron una india, entre otras muchas, sobre la cual traian competencias entre tres de los tiranos sobre quien la habia de llevar.”

Anserma

Texto pag No Cita
161 “En todas las partes de las Indias, y del Peru y tierras a el comarcanas, los indios naturales muestran gran delectacion de traer en las bocas raices, ramas o yerbas. Ansi, en la ciudad de Antioquia (que es en la Gobernacion de Pasto), algunos indios usan traer una coca menuda; en la provincia de Arma, otras yerbas; en las de los Quimbayas y Anserma, de unos arboles medianos tiernos que siempre estan muy verdes, cortan unos palotes, con los cuales se dan por los dientes sin se cansar.”

Antioquia

Texto pag No Cita
161 “En todas las partes de las Indias, y del Peru y tierras a el comarcanas, los indios naturales muestran gran delectacion de traer en las bocas raices, ramas o yerbas. Ansi, en la ciudad de Antioquia (que es en la Gobernacion de Pasto), algunos indios usan traer una coca menuda; en la provincia de Arma, otras yerbas; en las de los Quimbayas y Anserma, de unos arboles medianos tiernos que siempre estan muy verdes, cortan unos palotes, con los cuales se dan por los dientes sin se cansar.”
161 “En todas las partes de las Indias, y del Peru y tierras a el comarcanas, los indios naturales muestran gran delectacion de traer en las bocas raices, ramas o yerbas. Ansi, en la ciudad de Antioquia (que es en la Gobernacion de Pasto), algunos indios usan traer una coca menuda; en la provincia de Arma, otras yerbas; en las de los Quimbayas y Anserma, de unos arboles medianos tiernos que siempre estan muy verdes, cortan unos palotes, con los cuales se dan por los dientes sin se cansar. En los demas pueblos que estan suxetos a la ciudad de Cali y Popayan, traen por las bocas de la coca menuda ya dicha, y de unos calabazos pequeños sacan cierta mistura o confeccion que ellos hacen, y puesta en la boca la traen por ella, haciendo lo mesmo de cierta tierra que es a manera de cal, y en Venezuela, lo mesmo.”

apatomas

Texto pag No Cita
288 “La provincia de Tucuman es grande, e muy poblada. Hay en ella muchos indios. Su destrito y terminos me parece que deben ser desde Jujuy, y alli ha de haber un pueblo de españoles. Hanle de servir los indios de Omahuaca, y apatomas, y casabindos, y los Diaguitas de Calchaqui y los de Salta.”

Arauco

Texto pag No Cita
254 “En todo Chile hay oro, y es tierra poco menos rica que el Peru. Si se acertase en el gobierno, agora que Su Magestad ha inviado Audiencia, y a persona tan prencipal como el Doctor [Melchor] Bravo de Saravia por Presidente de ella y por Gobernador del Reino, y a tan prencipales Oidores, como Su Magestad le dio por compañeros, tengo entendido que se hara muy gran tierra, y se allanara y se trairan de paz los indios de guerra de La Concepcion y Arauco, en que se hara gran servicio a Dios y a Su Magestad”
255 “La Audiencia ha de estar -a mi parecer- en la ciudad de La Concepcion, por estar en medio de la tierra, y en muy buena comarca, pero esto se entiende estando ya de paz los indios de Arauco, porque estando de guerra no conviene estar la Audiencia alli, sino en Santiago, porque no sera segura la venida a los litigantes, ni se podrán hacer las sementeras para proveer de comida a la Audiencia.”

Arcabucos

Texto pag No Cita
253 “Item, que el dicho Presidente tenga gran cuenta con hacer prender e castigar a los negro cimarrones, y de hacer limpiar e aderezar los caminos del Nombre de Dios a Panama, y de limpiar los Arcabucos, y procurar de tener limpias aquellas ciudades, para que no sean tan enfermas.”

Arequipa

Texto pag No Cita
3 “[...]y juntando algunas memorias que escribi, ansi viniendo de camino, como estando de asiento y pasando por algunas ciudades y villas destos Reinos (que son el Nombre de Dios, Panama, Paita, San Miguel de Piura, Trujillo, Lima, Cañete, Arequipa, Potosi, Porco, la ciudad de la Plata, la provincia de Chucuito, Omasuyos, la gran ciudad del Cuzco y la tierra del Inga), acorde ponellas en orden y hacer esta obra, por la cual pretendo que se entienda que algunas personas que han ido desta tierra e informado a Su Magestad encareciendo los malos tratamientos de los indios y tiranias que decian que con ellos usaban los españoles (juntando los tiempos primeros con los presentes), no han tenido razon, que esta ya todo remediado en este Reino, que no hay para que conferir, aquellos tiempos con estos[...]”
35 Mitayos de tambos son los que se dan para traer yerba e leña a los pasaxeros e para llevar cargas de un tambo a otro. Estos se repartieron por el Gobernador Vaca de Castro, por ordenanzas que hizo conforme a las del Inga que hasta hoy se guardan, en que repartio los pueblos que habian de servir en cada tambo en los caminos reales. Verdad es que despues aca se ha continuado mas algunos mas caminos que en aquel tiempo, y otros se han venido a desusar, como son el camino del Cuzco a Arequipa por el despoblado, que ya no se usa tanto como solia[...]”
105 “Habia de haber tambien otros Arcabuces que residiesen en cada ciudad: seis en La Paz, dos en Arequipa, seis en Potosi, cuatro en Huamanga, cuatro en Huanuco, dos en Truxillo, dos en Chachapoyas, y dos en Piura.”
108 “En la ciudad de Lima han de residir seis Lanzas y seis Arcabuces, y mas el Capitan que ha de ser el Alguacil Mayor de la Audiencia, y los dos Alguaciles menores, Arcabuces; y lo mesmo en la ciudad e Audiencia de Quito. En La Paz ha de haber seis Arcabuces, y otros seis en Potosi; dos en Arequipa; cuatro en Huamanga, cuatro en Huanuco; dos en Truxillo ; dos en Chachapoyas, y dos en Piura.”
210 “Puedese dar al oficial que viniere de Lima, una barra; y al que viniere de los Charcas, otra; al de La Paz, la mitad, o que se le tome alla, porque hay poco de que tomarles cuentas. Al de Arequipa, otro tanto.”
213 “Item, que en las cuentas de la Real Hacienda e de tributos vacos pasen tambien y se tomen en la dicha Rota, y no en las Audiencias; y a dallas venga de Potosi un Oficial, y se le de por la ida y vuelta una barra (que vale doscientos e cincuenta pesos ensayados), y de Lima venga otro, al cual se le de otra barra; al de Arequipa y al de La Paz se les ha de dar la mitad, y haseles de pagar, la mitad de la Hacienda Real, y mitad de tributos vacos, y ha de haber un Contador, que se le de una Lanza (que son mil pesos cada año en tributos vacos), por que haga estas cuentas."
219 “La sexta razon que podriamos añadir, es que los Oidores aconsexamos a Su Magestad, siendo tierra tan costosa y desabrida como es, que gastamos en ella mas que valen los salarios, y hay tantos relampagos y truenos, y caen tantos rayos, que es cosa espantosa, demas de que siempre estamos en guerra y entre enemigos; y pasandonos a otra parte -como nos pasaria quitando esta Audiencia-, todavia aconsexamos a Su Magestad no la quite, sin nos oir, y siendo desinteresados, para que se de credito a nuestro dichos, pues estovieramos quietos y mas a nuestro gusto en Lima, en Arequipa, o en cualquiera otra parte del Reino.”
246 “Tiene tambien, de esta parte, a la villa del Guarco (que por otro nombre se llama Cañete), el valle de Ica, la villa de Valverde, que es en el valle de Camana, y la ciudad de Arequipa, que es el pueblo de mexor temple que hay en el Peru.”
260 “Solo hay un inconviniente del oro que se saca alla abaxo, y de la plata que al presente hay en La Paz, Arequipa, El Cuzco, Lima, y la que se saca en Guamanga: que sera muy a trasmano subirse la plata a hacer moneda alla arriba, y para esto me parece que estara muy bien otra Casa de Moneda en la ciudad de Los Reyes, a la cual acudiran desde Quito y de todas partes do hobiere oro, a lo hacer moneda, y la plata que se sacare en Guamanga y en otras partes.”
285 “Que son sesenta leguas, todo camino llano, y esta alli junto el puerto a la Mar del Sur, y este puerto es el mas conviniente para todo, y desde Atacama o Copiapo se podra proveer Arequipa en ocho dias por mar, y Lima en otros diez, y Truxillo en ocho, y Quito y todos los demas puertos de la Mar del Sur, en veinte o treinta dias.”
285 “Podrianse proveer el Pueblo Nuevo de la Paz y El Cuzco, de Arequipa, que estan a sesenta y ochenta leguas, y si quisiesen, se proveerian de Potosi, a do invian sus carneros con coca y se suelen volver vacios, por no tener que traer de retorno, y ansi no les costaria nada el llevar las mercadurias que viniesen de Castilla.”
311 “Habra alla cuarenta vecinos. Habian de tener jurisdiccion por si, y nombrar cada año sus alcaldes y regidores, y habiasele de dar su termino por si, porque como agora aquel puerto es de Arequipa y su jurisdiccion, y Arequipa es del destrito de Lima, hacense agravios a los mercaderes que alli residen, porque les pesa que haya alli puerto, y querrian que las mercadurias se desembarcasen en su puerto, e de alli se traxesen a esta provincia, lo cual sera doblada, y aun tresdoblada costa, y sera encarecerse las mercaderias doble, o por lo menos un tercio mas; e para que no les hiciesen estas molestias, era justo que se hiciese un pueblo por si, exento de Arequipa, y que cayese y fuese del destrito de esta Audiencia, pues esta dentro de las cien leguas que tiene por destrito, y no tiene puerto nenguno, sino se le da este.”
325 “Esta se pregono en Sevilla, a cuatro de Enero de 1538, y en el Nombre de Dios, a dos de Junio de 1540, y en Panama, a diez y ocho de Junio de 1540, y en Arequipa, a veinte de Julio de 1543, y en el Cuzco, a diez e nueve de Hebrero de mil e quinientos e sesenta (sic).”
332 “Ha de haber otro obispado en Arequipa, y alli ha de residir la iglesia catredal. Entraran Chucuito y la ciudad de La Paz y sus terminos en este obispado, y ha de ser tambien sufraganeo al arzobispado del Cuzco.”

areytos

Texto pag No Cita
119 “[...]y habiendo los Perlados de procurar que se supiese de raiz y se quitasen todas y destruyesen por los clerigos de las dotrinas, dando a cada uno memoria de las que habia en su repartimiento y dotrina, para que las impidiesen y quitasen, que seria muy facil si quisiesen trabaxar, y ansimesmo les avisasen cuan vana y mala cosa era los areytos y fiestas que hacen en dias señalados, en honor y veneracion de las huacas , para que no se las consintiesen hacer.”

Arica

Texto pag No Cita
245 “El Audiencia de los Charcas debe tener por destrito la ciudad de La Plata, adonde reside, y sus terminos; la ciudad de La Paz y sus terminos; tiene al presente Chucuito y el Cuzco, mas esto quedese para la que ha de haber en el Cuzco; el puerto de Arica, adonde se ha de hacer un pueblo; la provincia del Tucuman, Juries y Diaguitas; los llanos de Manso y Chaves; los Mojos, y el Rio de la Plata.”
278 “Entre otras cosas que he dicho tocantes al buen gobierno de esta tierra, y a la publica utilidad de los vecinos y habitantes en ella, y para su conservación y aumento, y de la Real Hacienda, me parece que no sera menor la que quiero tratar en este Capítulo, que es el descubrir un puerto por estas partes a la Mar del Norte, para ir a España sin pasar dos mares, y tan peligrosos y malos caminos como agora se pasa, que son de esta ciudad, o de Potosi, hasta el puerto de Arica, que hay ciento y ochenta leguas, lo mas de ello mal camino, que se pasan algunos rios peligrosos, especialmente el Desaguadero de la laguna, en que hay no poco peligro para pasar la plata.”
311 “Podriase hacer otro pueblo de españoles en el puerto de Arica, que es en la Mar del Sur, noventa leguas de esta ciudad, y no seria pueblo pobre, antes muy rico, porque alli se desembarcan todas las mercadurias que vienen de Lima y se traen a esta provincia en carneros de la tierra, y se llevan tambien al Cuzco, que es trato muy grueso.”